Cenefa

Cenefa

Translate

Cithara hispanica

"Ay triste que vengo" Pieza para vihuela de Juan del Encina (1468-1529)

////////////////////////////////
DETENER LA MUSICA
///////////////////////////////


Solo un cuaderno de notas. Un "Blog" sin más pretensiones.
La guitarra, pequeña orquesta íntima e individualista como sus creadores hispanos, solicita tiempo y atenciones.
Sobre el eje del ocho que conforma su femenino cuerpo, giran muchos conceptos que incluyen varias disciplinas, científicas , técnicas y artísticas.
Conocimientos inabarcables que deben recogerse en un cuaderno para tenerlos siempre presentes.
Prueba de materiales, ensayos prácticos compartidos,... aún sabiendo que no serán leídos.
¿Por qué entonces?
Por la guitarra y el mundo que puede descubrirse alrededor de ella, y para como ella, ofrecer mis individualistas notas al vacío.

_________________________________________

_________________________________________

sábado, 26 de julio de 2014

Guitarra a la luz de la Mayeútica: ¿Producto artesano o de serie?


Lástima que Sócrates desapareciera en el 399 antes de Cristo.

Su filosofía de alto nivel, interrumpida a sus 70 años de edad, hubiera sido de gran ayuda para resolver los problemas éticos que, justificados o no, generan esa inofensiva pregunta.

Acató la condena de los jueces atenienses y se envenenó con cicuta mientras describía ante sus amigos y discípulos cómo su cuerpo se iba quedando rígido y frío.

Mientras se le estaba preparando el veneno, el filósofo se empeñó en aprender con gran interés una complicada pieza para flauta. “Quería saberla antes de morir."

No dejó nada escrito pero tuvo una gran influencia en el pensamiento occidental, a través de la obra de su discípulo y transcriptor Platón, maestro de otra figura mítica: Aristóteles.


Fue juzgado, bajo el cargo presentado por tres atenienses libres. Corrupción a los jóvenes y falta de creencia en los dioses. Un tribunal popular de 500 ciudadanos libres, elegidos al azar, le consideró culpable, por una diferencia de 60 votos.

Algunas voces le recriminaban no querer meterse en política, o le culpaban de no haber censurado más ferozmente a uno de sus discípulos, integrante de los “Treinta tiranos de Esparta”, que por unos meses gobernaron Atenas.

La muerte de Sócrates- óleo de 1787 realizado por el pintor neoclásico parisino, Jacques Louis David

Sócrates y el fiscal sugirieron varias sentencias. Sócrates propuso comidas gratuitas en el Pritaneo un local, en el que se agasajaba a las personalidades y a los ganadores de los Juegos Olímpicos.

El fiscal ofreció pagar una multa por la quinta parte de sus posesiones (100 dracmas), como prueba de su pobreza. Sus discípulos Platón, Critón, Critóbulo y Apolodoro, le garantizaban el pago de 3.000 dracmas.

Su acusador propuso la pena de muerte.

El jurado popular estuvo a favor de la pena de muerte por 360 contra 140, castigando su tono de ligereza y el no pedir disculpas. La comedia “Las avispas” de Aristófanes hace una sátira de este tipo de juicios.
La mayoría quiso dar una lección a Sócrates confiando en que huiría de la ciudad, solución habitual y aceptada por la ciudadanía.

Los seguidores de Sócrates le recomendaron huir, y le pagaban los medios necesarios, pero él se negó.

Coherente con su filosofía de obediencia hacia las leyes, llevó a cabo su propia ejecución bebiendo cicuta.

Creía en la superioridad de la discusión sobre la escritura. Frecuentaba los mercados y plazas públicas de Atenas, iniciando diálogos tanto con jovencitas ricas como con viejos esclavos.

Desarrolló un método, (mayéutica), que intentaba lograr que el interlocutor descubriera sus propias verdades.

¿Existe alguna forma moderna de poner en práctica el juego mayéutico?.

 Hoy encontramos sabiduría popular en los foros de las redes sociales. Veamos dos de las consideradas mejores respuestas relacionadas con la pregunta de partida, ¿artesanía o serie?:

“El producto artesanal esta hecho a mano con más esmero, más dedicación, con mejor sentimiento, con mejor detalle. El industrial tiene un solo patrón que es copiado por una máquina”.

“Un artista puede moldear barro en una pieza única, llena de detalles y sobre todo, llena de cultura. Los productos industriales están hechos por las máquinas, son idénticos”.

Hoy llamamos (crowdwisdom) , “inteligencia cruzada o de masas” a ese potencial intelectual colectivo.
Hasta ahora se ha dado crédito a la reputación de un intelectual destacado, como Sócrates, por la capacidad de acierto y resistencia al paso del tiempo de sus ideas.

Hoy, cualquiera puede poner un dato en la red. El resto del mundo puede modificarlo, marcarlo como tendencioso o borrarlo.

Este proceso continuo de refinamiento conduce a una aproximación fiable a la verdad.

De las opiniones anteriores y de otras recogidas en foros podemos deducir que un objeto de uso corriente, adquiere valores especiales si está realizado por la entusiasta mano de un artista que transmite a la pieza parte de su cultura. La obra de un artista evoluciona. El patrón es una foto fija a veces simplificada, de la idea original de ese mismo artista.

En algunos foros se argumenta el negativo impacto medioambiental implícito en la búsqueda de altas productividades para abaratar costes y, la necesidad de la alta inversión inicial requerida para lanzar la producción seriada, como propiedades definitorias.

Hay fabricantes de guitarras en serie que establecen controles de calidad que les permite clasificar sus guitarras en niveles para luego venderlas a aficionados o profesionales, lógicamente a precios diferentes.

La guitarra se define como instrumento. Un medio para obtener música.

Una vasija artesana y un recipiente industrial permiten con igual eficacia transportar agua.

Es posible fabricarla con el mismo material y criterio sin que se resienta la calidad del agua. ¿Ocurre igual con la música?

Una guitarra para estudiar en la intimidad, no necesita un alto volumen sonoro pero si unos requerimientos que permitan al artista incipiente evolucionar.

Un uso diario va a someterla a golpes, rayas, desgaste de las partes exteriores, y si no se procura un mínimo de ergonomía, lesiones en las partes anatómicas más solicitadas por el estudiante.
Largos años de trabajo diario harán del practicante un músico especialista en ese instrumento, un artista de la interpretación de las partituras que escribió un compositor.

En la utilizada para un concierto el intérprete, el artista, se juega su prestigio y sus posibilidades de supervivencia. Algunas de las propiedades sonoras deben haberse cuidado hasta los límites de lo conocido.

Actuar como solista ante grandes auditorios requerirá un sonido seductor que no se vea comprometido por el mayor volumen sonoro del instrumento. Será muy valioso aquel instrumento que aporte tan sólo un 1% de ventaja y potencie la personalidad interpretativa del músico.





Un artesano que siguiendo el ejemplo de Santos Hernández (1875-1943), fabrica en solitario una guitarra cada 4 meses, tendrá un control absoluto sobre cada una de las tapas armónicas que desarrolle, sobre el correcto cerrado de la caja, sobre mil detalles que favorezcan el mejor sonido obtenible con unas maderas muy seleccionadas y sometidas a largos procesos de secado.

El problema más grave a dominar es el carácter único y caprichoso de un medio que nunca será homogéneo. La madera proviene de un ser vivo y no hay dos iguales.

La calidad de aquellos parámetros productivos influidos por la madera estarán mil veces corregidos en base al interés sostenido, trabajo enfocado en la superación del ejemplar anteriormente fabricado y favorecido por la experiencia del aprendizaje continuo.

Buscando opiniones autorizadas:

Sobre el tema de guitarra de serie o artesana, Andrés Segovia en 1971 opinaba lo siguiente para un reportaje de la revista Guitar Player:


"La guitarra comercial no tiene valor y es inservible para conciertos. Todos los instrumentos deben hacerse a mano, individualmente para cada guitarrista. Los guitarreros suelen trabajar en solitario".

La casa Ramírez, que proporcionó varias de las guitarras usadas por el famoso guitarrista jienense, construye 30 guitarras mensuales. Tiene una plantilla que oscila entre 12 y 20 empleados y da trabajo a 6 constructores.


El 90% de sus ventas van a Japón, USA, Alemania, Italia, Francia y UK. En este taller se han formado la mayoría de los luthiers de la escuela madrileña, que posteriormente se han independizado. La lista no es corta.

La política de Casa Ramírez es transparente. Cada luthier fabrica integramente su guitarra. Se utiliza maquinaria (sierras mecánicas…) para las operaciones básicas.

Junto a la etiqueta Ramírez aparecen las siglas del guitarrero que la ha construido. Eso viene siendo así desde la época de Santos Hernández.

Oigamos lo que destacan los principales constructores artesanos sobre lo que hace especial a una guitarra.

 El guitarrero madrileño José Romero Garrido http://www.joseromeroluthier.com/ opina que la guitarra de un constructor tiene que llevar su sello personal y no deberían intervenir otras manos en el proceso.







Con una compenetración envidiable, los madrileños Hernández y Aguado se repartían las tareas de construcción. Uno montaba el cuerpo y el otro se dedicaba al barnizado, al diseño de la cabeza y otras partes. Juntos examinaban los defectos que pudiera tener antes de dar por terminada una guitarra.


Ocurre que después de tantas horas el artesano no ve con tanta claridad como alguien ajeno dónde están los defectos.
Como ellos mismos decían: “Esta firma sólo construye instrumentos de alta calidad”.

En la fotografía, junto al guitarrista burgalés, Regino Sainz de la Maza.

La familia de constructores Felipe Conde habla en su web http://www.condehermanos.com/: En una primera fase (desde 1915), hay una continuidad en la construcción de guitarras para más tarde, aprovechando las mejoras en materiales, herramientas y tecnología, dar un impulso a la construcción, siempre manteniendo el sonido tradicional y la forma de construir artesanalmente, haciendo de cada una de las guitarras un instrumento con historia y personalidad propia.

La madera es una de las elecciones fundamentales en la construcción de una buena guitarra, ya que sus cualidades determinarán la sonoridad o el uso que tendrá dicha guitarra.

La madera es para el artesano una herencia de la generación anterior, y las que use serán el legado para las generaciones venideras.

La construcción es un proceso artesanal en el que se cuidan todos los detalles, elaborándose en el taller artesanalmente, exceptuando el clavijero mecánico.

Desde el mango de la guitarra los diferentes elementos que la componen serán la muestra de identidad del artesano que las elabora, destacando la cabeza y la tapa con su característica roseta.

La disposición, medidas y los componentes de la guitarra definirán su sonoridad y calidad.

 Artesanos desde 1882. Amalia Ramirez dice en su página web http://www.guitarrasramirez.com/:

En la construcción de mis guitarras utilizo maderas preciosas que se han empleado tradicionalmente en la artesanía guitarrera, con la excepción del Cedro rojo para las tapas, que fue utilizado por primera vez por mi padre, José Ramírez III, hacia el año 1960, al descubrir su característica calidad sonora.

Las maderas tradicionalmente empleadas en mis guitarras son: Cedro, Ébano, Abeto alemán, Ciprés y Palosanto de India, aunque ahora estamos empleando palosanto autorizado de la mejor calidad.

La humedad relativa del ambiente de mi taller está controlada, de manera que se mantiene dentro de los márgenes ideales del 55% que es lo aconsejado para la conservación del instrumento de por vida.

El trabajo realizado en mi taller es completamente artesano en lo que respecta a la guitarra propiamente dicha.

La página web http://www.paulinobernabe.com/recoge la opinión de Paulino Bernabé padre:

Algunos constructores de guitarra piensan que ellos han hecho una guitarra superior a todas las demás pero yo no creo que todavía se haya hecho la mejor guitarra del mundo.
Hasta ahora no hay un equivalente a Stradivarius entre los constructores de guitarras, sin embargo algún día espero hacer una guitarra excepcional.
Está considerado como un investigador que ha desarrollado sus propios sistemas y métodos de construcción
No sólo es el exterior lo que hace las guitarras de Bernabé diferentes, en el interior del instrumento, el constructor ha trabajado durante años para lograr un sistema individual de varetas que ha sido diseñado para conseguir aquel sonido ideal.
Durante los 70, Bernabe generalmente usaba un sistema con cinco varetas internas y más tarde con siete.

Más recientemente, ha desarrollado un sistema relativamente complejo de multi-vareta que incluye cuatro varetas trabajando hacia fuera desde la boca así como 3 refuerzos en forma de abanico de distinto espesor y altura.

Bernabé también destaca por utilizar maderas que no son vistas habitualmente en las guitarras clásicas. Emplea arce envejecido en fondos y aros, una madera menos frecuente que el habitual palosanto, otra madera también vista en los instrumentos de Bernabé es el peral y algunos observadores incluso han encontrado algo tan exótico como la madera de alcanfor en su taller.
Bernabé hijo comenzó con 17 años la carrera de aprendiz de guitarrero, con el mejor y más difícil Maestro. Él era muy perfeccionista y cualquier trabajo que me enseñaba tenía que quedar bien hecho; siempre estuvo diciéndome los secretos de la utilización de la herramienta y el conocimiento de la vida de las maderas.

 Revisemos con calma la web http://www.vicentecarrillo.com/ En el taller de Vicente Carrillo se realiza
todo el proceso de construcción de la guitarra, que comienza por una cuidadosa selección de las maderas que se van a emplear en cada instrumento, así como los demás elementos que se deben incorporar a la guitarra.
El proceso de fabricación se ejecuta totalmente a mano, de la forma artesanal en la que siempre se han fabricado, desde el año 1.744.
Por esta forma de construcción solo se producen, mensualmente, una cantidad limitada de guitarras entre clásicas y flamencas.
Además de las guitarras, en el taller se construye también instrumentos de púa, con lo que se sigue la tradición de la casa, que es la de continuar su fabricación, que se remonta a la época de su fundación.

Todos los instrumentos realizados tienen unas peculiaridades únicas, pero todos tienen la calidad exigida y garantizada de la firma Carrillo.



 http://www.guitarrasvalerianobernal.com/ Sólo la experiencia y el saber permiten seleccionar las maderas nobles adecuadas, y convertirlas en una forma de perfiles universales que sostenga seis cuerdas, para crear un instrumento de sonido mágico. Valeriano Bernal, heredero de tradiciones remotas cuyos orígenes se pierden en los tiempos, construye sus guitarras continuando una forma de trabajar que hace de sus instrumentos verdaderas obras de arte.


Sus manos sabias, trabajan con precisión, orden y paciencia para mantener viva la magia de este instrumento.

 Daniel Gil de Avalle http://www.gildeavalle.com/ El proceso de elaboración 100% artesanal se inicia con la elección de maderas procedentes de distintas parte del mundo, entre las que cabe reseñar: Brasil, Palo Santo de India, Ciprés mediterráneo, Abeto alemán, Cedro de Honduras, Ébano de Madagascar, Ojo de perdiz, Arce, Coral, Serpiente y algunas otras.

El proceso de secado de la maderas comprende entre 10 y 30 años según el modelo de la guitarra.
Este lento y laborioso proceso se realiza para garantizar el máximo esplendor armónico en las guitarras.

En el proceso de construcción se emplean colas naturales (colas calientes) para aportar al instrumento el cerramiento y la tensión necesaria.
El barnizado se realiza a mano utilizando goma laca, que hace que los instrumentos adquieran la máxima respuesta dada la elasticidad de este barniz.
El uso de todos estos elementos ofrece a nuestros clientes instrumentos exclusivos.

El guitarrero argentino Ricardo E.L. Louzao explica de forma llamativa su filosofía constructiva, http://www.guitarraslouzao.com/
La guitarra española es un instrumento musical desafiante para todo músico.
Nos muestra un mundo de posibilidades (polifonía, melodía, timbres, etc.) pero también a medida que transitamos éstas, nos damos la cabeza contra la pared: La polifonía es limitada y "particular" al instrumento; la capacidad de "cantar" de la guitarra resulta no ser tanta como habíamos imaginado; los timbres son muchos, pero difíciles de proyectar a los oyentes, etc.
El compositor se encuentra con un instrumento realmente críptico, que le ofrece múltiples escollos.

El intérprete, para lograr "armar" una obra musical a través de la guitarra, debe dominar perfectamente la técnica de la misma.
El instrumento no es permisivo en absoluto. Las obras más simples del repertorio presentan problemas típicos de la guitarra: cero tolerancia a la imprecisión de los dedos al momento de digitar, dificultad de lograr un legato parejo, escasas posibilidades en el control de la dinámica de la obra, poco "sustain" a la hora de la melodía y para la duración de ciertas notas requeridas en determinados pasajes armónicos.

Considerando lo dicho hasta aquí, podríamos preguntarnos: ¿Qué vuelve al instrumento tan encantador para la mayoría de las personas? o ¿Qué posibilidades "sí" nos ofrece por sobre otros instrumentos?

Me animo a decir que la segunda pregunta es de más fácil respuesta: La guitarra es un instrumento transportable, que puede desempeñar un rol de instrumento de acompañamiento armónico mejor que cualquier otro, a excepción del piano. También nos da la posibilidad de jugar con la melodía, la armonía y el ritmo, o sea, con todos los elementos de la música. Nos permite usar muchas afinaciones, y hacer muchos tipos de música diferente. Quizás esto último, pueda ser el comienzo de la respuesta a la primera pregunta.

La guitarra esta entroncada en lo más profundo de la mayoría de las culturas populares. Nos es un instrumento "cercano", que podemos "abrazar" mientras conseguimos escuchar los más cálidos timbres… Y quizás sea en estos "timbre y colores" donde podamos hallar el grueso de la respuesta.

En esta situación, el constructor de guitarras tendría que saber generar un instrumento que, manteniendo sus bondades propias, pueda solucionar algunos de los problemas (o características) del mismo.

Tras esta utopía ando caminando, como tantos otros colegas, este sendero lleno de desafíos

A favor tenemos, el inmenso placer que nos da la posibilidad de construir guitarras, y la posibilidad de jugar y experimentar con creatividad sobre un instrumento en el que no está dicha la última palabra…

La guitarra de este nuevo milenio, recién está naciendo, y es a nuestras generaciones de luthiers y guitarristas que nos toca oficiar de parteros.

 De la pluma de la periodista Ángeles Peñalver podemos viajar a Granada, la ciudad de las guitarras y gracias a su artículo, que reproducimos a continuación, conocer lo que opinan algunos guitarreros: Fuente: http://www.ideal.es/granada/20090329/cultura/guitarreros-mundo-20090329.html


El 'pater familia' de la escuela granadina de guitarras, Eduardo Ferrer (1904-1988), sedujo con la madera salida de sus manos a los nipones de Yamaha y a los mismísimos Andrés Segovia y Sabicas, maestros del toque.
Aquel «buscavidas y matemático» -así lo define su nieta Ana- tiene 'la culpa' de que en la ciudad de la Alhambra, veinte años después de su muerte, continúen su estela unos cuarenta luthiers, muchos extranjeros, que se afanan por encadenarse a la férrea sentencia del maestro: «Una guitarra se construye sin consumir ni una pizca de electricidad».
Sus discípulos en activo alumbran su taller con una lámpara eléctrica o animan el trabajo al compás de un radiocasete en el que giran Marchena, Valderrama o Morente, entre otros.
Corrientes aparte, hoy los callejones de Granada cobijan las guitarrerías de los alumnos aventajados de Ferrer, luthiers que aprendieron este oficio en directo.
Junto a ellos se han cultivado los «bienvenidos 'guiris'».
Todos, mano a mano, han convertido Granada en «el centro geográfico mundial de la producción artesanal de guitarras, ya que en ningún otro sitio con 800.000 habitantes se concentran tantos constructores flamencos y clásicos», comenta en la Cuesta Gomérez, Francisco Manuel Díaz, decano de los guitarreros, no por edad -que él sólo tiene 66 años, y menos que aparenta- sino por veteranía en el oficio.

Francisco Manuel Diaz  La cabeza de los guitarreros Enamorarse de sus piezas es un calvario En una
tienda atestada de fotos, libros, polvo e historia viva del flamenco, Francisco Manuel Díaz crea sus inconfundibles y acicaladas guitarras flamencas. De sus manos salen instrumentos que cautivan a los intérpretes actuales más exigentes. Pero la maestría de Francisco Manuel Díaz también extiende sus tentáculos al pasado. Profesionales de toda España han acudido a él para restaurar ejemplares de genios como Pagés, Tárrega, Manuel Ramírez y Santos Hernández. Otra de sus señas de identidad es la ornamentación de la boca (hueco redondo en la tapa armónica) con un motivo inspirado en la corona de espinas de Jesucristo. Enamorarse de una de sus guitarras de concierto es un calvario económico: 7.000 euros para el público y 5.500 para los profesionales. «Las que ves aquí expuestas las hacen mis hijos. Yo, al año, sólo construyo 15 como máximo», abunda este luthier que en cada serie de instrumentos diseña un recorte (cómo acaba el mástil) distinto. Pero algo permanece impertérrito en sus cuarenta años de carrera: Francisco siempre 'borda' la tapilla del puente de sus guitarras con un detalle de marquetería que él mismo diseñó inspirándose en la espada de Carlos IV.

Calidad-precio «En esta ciudad se encuentra la mejor relación calidad-precio del mundo», comenta desde el mostrador Ana Durán, nieta del admirado Eduardo Ferrer y regenta de 'Casa Ferrer', un negocio también situado en la Cuesta Gomérez. Sus vitrinas dan cabida a productos industriales: «Pero las guitarras hechas a mano son los 'Ferraris', sin duda». En la fachada de Casa Ferrer figura el letrero 'Desde 1875'. Pasado el umbral de la puerta se venden las guitarras de luthería de Eduardo Durán Ferrer (1965),  http://www.duranferrer.com/ hermano de Ana, ambos hijos de Antonio, que fue un gran artesano a pesar de ser manco.
Al recorrer los escasos metros que alejan el negocio de los Ferrer de Francisco Manuel Díaz uno se ve obligado a sortear a decenas de extranjeros que un poco más arriba pasarán por la cancela de José López Bellido, el artesano que cierra el triángulo de guitarreros enraizados en la colina de la Alhambra. Aunque los ecos de este arte llegan a otros rincones de la ciudad...

 Rafael Moreno: El arte por el mango «El clima seco y extremo es una ventaja» Por mucho que dos
hombres trabajen codo con codo los mismos materiales, dos guitarras manufacturadas jamás serán iguales. Es más, ni un mismo luthier es capaz de repetirse en dos piezas... «En cada una intento superarme, no creo haber construido aún el instrumento perfecto. Unas guitarras salen mejor que otras. No me preguntes por qué, no soy Dios», comenta Rafael Moreno, que lleva décadas rematando la cabeza de sus instrumentos con la silueta de una granada. Y del barrio del Realejo, al mundo entero. Este respetado artesano de barba y cabellera canas levanta lentamente su cabeza de la mesa de trabajo para salpimentar con argumentos contundentes el valor de la luthería granadina: «Una de las ventajas de esta ciudad es el clima tan seco y extremo. Cuando exportamos no hay riesgo de que se rajen los instrumentos. Yo disiento de mis colegas en una cosa importante: no creo que haya guitarras clásicas y flamencas. La guitarra es una». Rafael vuelve a inclinarse con respeto sobre una de las quince piezas que construye al año, siempre por encargo, y prefiere guardar el secreto de quién será ese hombre -mejicano en este caso- que pagará los 3.600 euros más gastos de envío que cuesta esta obra de arte para cuya tapa ha empleado cedro de Canadá. «Lo que más mimo es el ensamblado, para que no haya fugas cuando vibre». El mosaico de Moreno es una cadena diseñada junto a su hijo en un intento de enseñar a éste el oficio. «Me gustó y ahora la incluyo siempre. Música y guitarra están encadenadas», abunda un artesano que empieza a introducir sus austeras piezas en China. «Si a un 0,1% de los chinos les da por esto: ¡estamos salvados!», dice con sorna este andaluz de Tánger.

Manuel López Bellido: La caja de resonancia «Es un proceso arduo, largo y caprichoso»

La maestría de Manuel López Bellido (Granada, 1939) se refugia en un pequeño taller compartido con sus hijos en el Paseo de las Palmas. Tras 40 años en esto, concluye que el sonido y la comodidad son lo fundamental. Ligeritas de peso y espontáneas de sonido son las escasas seis guitarras que firma al año, con precios entre los 4.500 y 6.000 euros. De ellas pueden dar fe, entre otros, Tomatito y Paco de Lucía. Pero nadie, ni siquiera Manuel Cano, consiguió sacar de estas cuatro paredes 'La Guitarra', una joya de 1979: «

Que no saldrá de aquí hasta que yo me muera». Este proceso «arduo, largo, complicado y caprichoso» arranca con la selección, aserrado y secado de la madera «al menos diez años antes». Luego, unas cien horas de trabajo. «Piensa en detalles como el mosaico decorativo de la boca de la guitarra, que se hace con minúsculos cuadraditos de madera incrustados en la tapa armónica, generalmente confeccionada con pino abeto centroeuropeo o ciprés español».

López Bellido crea instrumentos elegantes para concierto, alegres para el baile y reposados para el acompañamiento. «A decir verdad casi todo sale por intuición», confiesa. Y como el jefe, él mismo, es un enamorado de la libertad de horarios y no tiene gran afición a eso de recibir órdenes, en este taller no se trabaja por encargo.
Andaluces y catalanes que peregrinan hasta el Paseo de las Palmas son los clientes mayoritarios, aunque de vez en cuando en esta habitación se estampa un sello con destino a Alemania o Japón.
Vayan donde vayan, los mosaicos de Bellido son motivos alhambreños, ornamentos florales e incluso el nombre del futuro comprador.

Veamos lo que dicen en su web, algunos constructores extranjeros afincados en Granada.

 René Baarslag y Ana Espinosa http://www.guitar-renebaarslag-anaespinosa.com/. Tras años de
experiencia hemos comprendido que no existen dos instrumentistas iguales y, gracias a todos los buenos intérpretes que tocan nuestros instrumentos, nos han transmitido sus experiencias personales y esto nos permite adecuar el instrumento a las necesidades técnicas, acústicas y sonoras. De esta forma podemos conseguir instrumentos que respondan a diferentes necesidades, siempre pensando en las peculiaridades técnicas del intérprete; Volumen Equilibrio entre bordones y agudos. Elasticidad y dinámica para la pulsación en mano derecha. Duración de la nota. Rapidez en la respuesta. Todo ello con un stock de maderas de 1ª adquiridas desde los comienzos de nuestro oficio hasta hoy, a las que vamos accediendo cronológicamente con un proceso de conservación y selección.
Solo usamos maderas de primera calidad con un envejecimiento mínimo de 10 años. El barniz utilizado es siempre goma laca.
Lo que más nos interesa es hacer el instrumento personalizado al guitarrista en dimensiones y con límites en sonido y facilidad de tocar.

John Ray http://www.johnguitar.com/ En mi opinión hay cuatro factores a considerar. Aunque un guitarrista
siempre tendrá una preferencia por un sonido sobre otro debe poder moldear el sonido para expresarse, buscar distintos colores y timbres en cada nota.
 Extremadamente importante también es la calidad de la construcción. Por ser de madera la guitarra tiene una vida limitada pero eso no quiere decir que puede ceder a la tensión de las cuerdas ni que puede rajarse ni el mástil doblarse. Tomo medidas en la construcción para que esto no pase y garantizo mi trabajo (siempre que la guitarra esté bien cuidada).
 Es esencial que cuando un guitarrista pide una guitarra, esta guitarra no decepcione. Intento que mis guitarras cambien mínimamente para que cuando me piden una guitarra después de haberla escuchado en un concierto no suene muy diferente. Esto además es la base perfecta para ir mejorando mis guitarras, si no puedo repetir algo, por supuesto no lo puedo mejorar. Último, pero no menos importante es que la guitarra te invite a tocar. Esto puede ser la diferencia entre tocar 6 horas al día o terminar con las manos y brazos destrozados después de 2 o 3 horas.
Lo primero que dicen muchos al probar una guitarra mía es que es muy fácil de tocar. Se sorprenden de saber que tiene mucho que ver con la forma del mástil.



Uno de los secretos de una gran guitarra española es la flexibilidad que puede lograrse sin tener deformación.
Esta guitarra tiene 110 años y mantiene su curvatura muy bien. Por otro lado mira lo flexible que es.

Franz Butscher, http://www.franzbutscher.com/ En general, los fabricantes de guitarra se pueden dividir en tres grupos. Los que hacen las guitarras por afición, los fabricantes industriales y los guitarreros.

La forma sigue la función El maestro artesano hace su propio lijado Desde hace siglos los músicos nos piden milagros: cumplimos. A partir de la perfección empieza el arte Uno da a cada guitarra lo que necesita, no más.
Maestro ¿una pregunta? Aquel luthier utiliza madera que ha sido almacenada durante cincuenta años, ¿es mejor?
 Respuesta: Su padre habrá tenido sus razones para no usarla.

Lo que busco es Nina Simone en los bajos y Kathleen Battle en los sobreagudos. Pianísimo hasta el infinito, el fortísimo hasta que pueda uno.

Suficientes opiniones para comenzar a crear nuestro propio criterio.

Pero en nuestra busqueda mayeútica, desplacémonos ahora a Casa Luthierhttp://www.casaluthier.com/

Solicitemos una guitarra de estudio para alguien que empieza.


Sabemos que una guitarra tiene bastantes años de vida por delante, así que queremos algo apropiado sin hablar de precios, dando a entender de qué orden hablamos.

Informo que es para un familiar que empieza y estamos pensando en algo del nivel de una Alhambra 3C o una Prudencio Saez.
El empleado nos dice que ese no es un mal nivel teniendo en cuenta que hay guitarras por unos 160€. Ellos es su escuela suelen recomendar este nivel de guitarra para los primeros cursos. Luego el propio estudiante va probando modelos superiores



Me preguntan si sé tocar y tras la respuesta “sólo un poco”, me acomoda frente a él en la sala de pruebas. 

El empleado coge una Alhambra 3C con tapa de cedro de la pared y la prueba interpretando fragmentos de tres piezas
diferentes. Deja la guitarra en un soporte de pié y coge una Prudencio Saez. Repite la operación. Suena muy diferente. Frente a su boca, a un par de metros se aprecia perfectamente el diferente nivel sonoro y la respuesta de armónicos, sustain etc…


Le indico cual es la elección y me la deja mientras baja al almacén para traer una Martinez, de tapa de abeto, que teóricamente debe sonar más brillante que el cedro, me explica. En ese tiempo yo he probado con una escala y un fragmento de un minueto de Bach. No es mi guitarra pero el sonido que produce es llamativo.

 Afina, y toca las piezas con la Martinez, vuelve a probar la Prudencio Saez y retorna a la Alhambra.
No cuesta mucho elegir por el sonido.
 Puede ocurrir que una buena guitarra de un nivel de precio, necesite un presupuesto bastante mayor para alcanzar ese nivel de sonido. Yo la noto poco cómoda.
Por la etiqueta veo que monta cuerdas de alta tensión y esa puede ser la causa.
Le pregunto por la comodidad y me indica que está un poco alta, pero que pueden retocar el hueso de la cejilla superior. Es un servicio que ofrecen habitualmente.
 Le consulta al Responsable que le confirma que en efecto necesita un pequeño ajuste, pero que lo puede hacer al momento. Afloja las cuerdas, suelta el hueso, lo lija en un banco, vuelve a montarlo y afina la guitarra con precisión. Luego la prueba y la introduce en la funda que en ese tiempo he elegido.

 Me muestran 3 de diferentes precios 28, 40 del fabricante madrileño Cibeles y otra del valenciano Ortolá por 52€ con distinto grado de protección, preguntándome por el tipo de uso que se va a dar, (ir a clases de música, uso doméstico, y si la persona destinataria es cuidadosa).
 No importa tanto las maderas (todas entran en el nivel de precio) o la estética (todas brillan), si te seduce el sonido. No cabe duda, este debe ser el camino para una compra.

No son demasiado explícitos, los fabricantes de guitarras valencianos, a la hora de destacar las cualidades constructivas de sus guitarras. Muchos de los jóvenes entre los 14 y 16 años de edad que en su día empezaron a trabajar en “Manufacturas Hachi” y en los inicios de Alhambra siguen, a dia de hoy, trabajando en “Manufacturas Alhambra”. Hoy estas personas constituyen un gran equipo, con muchísima
experiencia y, cada uno de ellos representa un valor inestimable para la empresa.

Manufacturas Alhambra se funda en el año 1965, sobre la base de un pequeño taller existente en Alcoy (Alicante).http://www.alhambrasl.com/
Desde el principio,afirman en su página Web,  nos propusimos combinar la calidad artesana con las modernas técnicas del trabajo de la madera, a fin de lograr unas calidades óptimas. Para ello hemos cuidado al máximo nuestro taller de investigación, dotándolo con personal y técnicos altamente cualificados, lo que nos ha permitido construir nuestra gama más alta de guitarras.

 En otro nivel, se producen las guitarras de conservatorio con un pequeño equipo de la más alta cualificación y experiencia.
Finalmente y coordinado con la dirección de producción, nos aseguramos de que las mejoras e innovaciones conseguidas en la investigación, lleguen a las guitarras básicas de nuestra producción.

 El montaje de nuestras guitarras es el clásico utilizado por los artesanos españoles.

Con el esfuerzo de cada día durante tantos años, hemos logrado tan alta perfección y prestigio en el mundo de la guitarra.

Según datos del ICEX del 24 al 27 de Enero de 2013 tuvo lugar, en el recinto del Anaheim Convention Center, la Feria Internacional de carácter anual NAMM 2013 (NATIONAL ASSOCIATION OF MUSIC MERCHANTS TRADE SHOW 2013 ).

Uno de los participantes con stand propio fue Guitarras Alhambra, de la que dicen: Fundada en 1965, cuenta con una fábrica en Muro de Alcoy, Alicante. Confeccionan cerca de 35.000 guitarras al año, de las que una décima parte se destinan al mercado norteamericano.

Tienen una subsidiaria en Nashville, Tennessee, conocida como “Music City” por su gran tradición musical y el peso que allí tiene la industria discográfica.

 Video sobre el proceso de fabricación de Alhambra



Una muestra del sonido de la Alhambra 3C



Guitarras Alhambra organiza cada año un concurso internacional de guitarra.



X Concurso Internacional de Guitarra Alhambra from INDEX El Poder del Vídeo on Vimeo.

Desde que en 1963 Prudencio Sáez se estableciera por su cuenta después de haber trabajado para otros guitarreros, la empresa familiar GUISAMA S.L.  http://www.guisama.com/ ha estado construyendo sus guitarras al más puro estilo artesanal, avanzando con el tiempo según la necesidad del mercado, desde la guitarra más básica a la de concierto, pasando por modelos de gama media y con cutaway amplificados. En ciertos modelos, es como si el tiempo se hubiera detenido, ya que su fabricación sigue siendo totalmente artesanal y cuidadosa, porque este tipo de instrumentos así lo precisan. La marca Prudencio Sáez es tan conocida en el ámbito nacional como en el internacional, ya que gran parte de su producción va destinada al extranjero.


 Hoy en día D. Prudencio Sáez Marín (3º generación) gerente de esta empresa de Torrent, continúa con la tradición familiar para que el arte de construir guitarras perdure mucho tiempo.
Las Guitarras Prudencio Sáez han sido construidas artesanalmente con el método tradicional, cuidando cada detalle, como el adecuado secado de sus maderas y el tratado de los materiales para un óptimo resultado.

Una muestra del sonido de la PS 16



 Probando una guitarra Ramirez de concierto 1969. El equivalente actual supera los 4.000€

 Su historia:



Una muestra del sonido:



El guitarrero madrileño Santos Bayón Ruíz, (1951), sobrino-nieto de Santos Hernández opina que la teoría difiere mucho de la práctica, porque la madera es un material vivo que es diferente en todas las guitarras y cada una lleva un tratamiento diferente.



El también madrileño Jesús Belezar García (1920-1986) casado con una hija del guitarrero Manuel Hernández dice: Algunos me dicen que soy caprichoso. Le ofrecieron el puesto de Jefe de una fábrica de guitarras con un sueldo tres veces mejor de lo que ganaba entonces y dijo que no. Me dicen que debería aplicar métodos más prácticos. Creo que a esos les gusta más el dinero que las guitarras. La única manera de construir una auténtica guitarra es hacerlo con amor y con tiempo, disfrutando con ello. El dinero no te da tanto placer como crear con tus propias manos.




Entrevista ficticia a Sócrates o cómo revisar lo que otros resolvieron: 



Pregunta: Apreciado maestro, después de revisar todas estas opiniones, ¿qué conclusión puede extraerse?.

Respuesta: Yo no soy el maestro sino ellos en su búsqueda de la perfección. No puedo concluir nada que no hayan dicho ya.

Pregunta: ¿Acaso falta alguna opinión?, ¿tal vez la de más guitarristas?. ¿Hay falsedad porque son respuestas de conveniencia?

Respuesta: Al contrario, salvo mi admiración por sus posibilidades sonoras yo no sé nada sobre guitarras. Solo el hombre me interesa. El instrumento musical llega a base de trabajo a convertirse en una prolongación del cuerpo.
Uno es el instrumento del cual nos valemos y otro es el sujeto que se vale de dicho instrumento.
Ahora bien, el hombre se vale del propio cuerpo como de un instrumento, lo cual significa que son cosas distintas el sujeto –que es el hombre- y el instrumento, que es el cuerpo.

A la pregunta de ¿qué es el hombre?, no se podrá responder que es el cuerpo, sino que es aquello que se sirve del cuerpo. La inteligencia es la que se sirve del cuerpo.

Sobre tu primera pregunta, solo faltaría la opinión de la guitarra, nos dice esbozando una sonrisa.

El guitarrista y el guitarrero tienen en común el ser hombres. Solo ellos pueden opinar porque tienen el conocimiento.

La opinión de un guitarrista, si acaso faltase en el relato, será la opinión de un hombre.

Un artista que busca la virtud con el instrumento elegido no necesitará una guitarra. Necesitará muchas.

Todas las que pueda probar que le inspiren nuevos caminos de conocimiento de su cuerpo natural y del extendido.

Pregunta: ¿Puede aclarar algo más esto último, maestro?

Respuesta: En griego lo que llamamos “virtud” se dice areté (ἀρετή) y significa aquella actividad y modo de ser que perfecciona a cada cosa, haciéndola hacer aquello que debe ser. No tiene una traducción exacta, pero he visto que en la actualidad lo llamáis “excelencia”. No es del todo exacto ya que no sólo se aplica a las personas. También la guitarra tiene su areté.

La adquisición de la areté ha sido el objetivo más importante en mi educación de los jóvenes griegos para convertirse en un “hombre ciudadano”.
La virtud del hombre no podrá ser más que lo que hace que el psyché (Ψυχή) o la mente como llamáis vosotros, (el principio vital que no es cuerpo) sea como debe ser, de acuerdo con su naturaleza, es decir, buena y perfecta.
Cuando el hombre se inicia en el conocimiento de su caja sonora, solo necesita un instrumento, en el doble sentido que le dais a ese concepto.
La psyché aprovecha las cualidades del instrumento para “conocerlo hasta con los ojos cerrados” y de este modo progresar sabiamente. Utiliza el instrumento para adaptarse a él.
Pronto domina lo suficiente para serle infiel. Prueba otros.
Elije un instrumento que es mejor porque es el que más nuevas sugerencias le regala.
Con el tiempo lo aprendido gracias al nuevo instrumento es capaz de reproducirlo en el primero. Sólo ha utilizado un atajo.
Pregunta: ¿Está diciendo que un buen guitarrista lo es también con una mala guitarra?
Respuesta: Seguramente. Logrará sacarle mayor partido utilizando todos sus recursos. Para adquirir esos recursos necesitará, no una, sino, muchas musas de madera.

Los verdaderos valores no son aquellos que están ligados a las cosas exteriores, como la riqueza, el poder o la fama, y tampoco aquellos que están ligados al cuerpo, como la vida, la fuerza física, la salud o la belleza, sino exclusivamente los valores del alma que se hallan todos incluidos en el conocimiento.

Pregunta: Maestro, el guitarrero parece empeñado en buscar la mejor guitarra, la guitarra ideal o más perfecta. ¿Son los guitarristas la causa de esa búsqueda incesante?

Respuesta: Solemos olvidar que somos naturaleza. La naturaleza es buena y busca la perfección.
Yo hago lo mismo que hace el guitarrero con sus guitarras, cada vez que pregunto, en el mercado, a un esclavo o a una prostituta.
Uno y otro estamos oyendo los matices de la voz de nuestro objeto de estudio, el sonido de la madera en su caso y el hombre en el mío. Aprendemos de la respuesta inesperada, de los nuevos caminos de conocimiento que nos sugieren. Ellos son la respuesta y nos las transmiten con sus voces naturales muy distintas, ricas y expresivas. Es así porque es distinto su entorno vital y variable la materia viva que las conforman.
No es la exigencia de los violinistas lo que dio origen al violín Stradivarius. Fue la virtud del constructor, o lo que es equivalente, su conocimiento propio.
El violinista que decide dedicar su vida completa al conocimiento del violín recibirá su recompensa y creará riqueza que los demás valoran.
El público ignorante de muchas cosas, es capaz de percibir el logro de una perfección casi absoluta. Es capaz de notar con emoción que la personalidad humana está impregnando el sonido de un cajón de madera.
El que más ignora es el que más exige.

Pregunta: ¿Es la ignorancia del público lo que puede forzar al conocimiento a actuar contra su naturaleza? ¿Estamos hablando de ética?

Respuesta: El mayor bien para cualquier ser humano es la felicidad. Cualquiera que sea la acción que un hombre elige está motivada por su deseo de felicidad.
Cuanta más sabiduría tenga el hombre, mayor es su capacidad para razonar la elección correcta y elegir las acciones que verdaderamente traigan la felicidad para él.

Ese deseo de felicidad le lleva a buscar el conocimiento, el conocimiento desarrolla su sabiduría y con ella llega la virtud.
La virtud no se basa en las costumbres, en las convenciones o en los hábitos aprobados por la sociedad, y tampoco en lo que podríamos llamar la buena disposición natural, el buen corazón. Se basa en el conocimiento, en la aprehensión intelectual de los valores.
La ignorancia o privación de ciencia y conocimiento conduce a la infelicidad, la imperfección o el mal moral.
Si no se alcanza la felicidad, es porque no se sabe el camino que conduce a la felicidad. En consecuencia, los llamados hombres malos, digamos mejor, los que se equivocan, son en realidad ignorantes.

Pregunta: No me queda claro, maestro. Aceptemos que el público quiere asistir a un espectáculo en el que el mejor violinista toque el mejor violín jamás fabricado. ¿Eso es ético o en algún punto se está cayendo en una trampa?

Respuesta: Te repito, todo vicio es el resultado de la ignorancia. Ninguna persona desea el mal. La virtud es conocimiento y aquellos que conocen el bien, actuarán de manera justa.
El público cree que hallará la felicidad en ese espectáculo y eso es lícito. No lo es que el empresario se aproveche de la ignorancia del público y busque a un violinista interesado únicamente en conocer lo que significa la fama y la riqueza antes que el conocimiento que le aporte el supuesto violín. El ciudadano pagará una entrada en consonancia con la trascendencia del evento y será feliz, durante unas horas.

En la ciudad de al lado, un auténtico músico dará un concierto gratuito con ese mismo violín y será el mismo público con su sabiduría colectiva el que pondrá las cosas en su lugar.

Pregunta: La siguiente pregunta es aún más difícil. En el Agora de Atenas, en el mercado que Ud. bien conoce, podían encontrarse piezas cerámicas sencillas junto a obras maestras de cerámica ática roja desarrolladas por el taller del célebre pintor y ceramista Eufronios. Las copias que venden por cientos en las calles tienen más éxito que los originales.
Eufronios y sus seguidores buscaban la perfección del dibujo y por ese motivo invirtieron los colores de lo que había sido la tradición griega. Las figuras humanas y la musculatura podían dibujarse con más realismo usando el rojo como color. El buen gusto redujo la policromía a sólo dos colores.
Réplicas mejores o peores utilizan ese conocimiento para buscar riqueza económica, al tiempo que satisfacen la demanda del pueblo.
Sólo los ricos pueden disponer de una pieza original. Los talleres se esfuerzan en perfeccionar el producto al mismo nivel de precio asequible a la mayoría de atenienses. ¿Sólo hay un camino ético? ¿puede un taller crear obras maestras y otro copias exactas, casi perfectas, a bajo coste y seguir hablando de ética?

Respuesta: Puedo hablarte de lo que conozco y aunque sólo sé que no sé nada, algo puedo decir sobre lo que tienen en común los humanos. ¿Qué tienen en común las piezas cerámicas?
En la tradición griega la cerámica ha sido un arte menor, es más un objeto práctico fruto de la técnica que del arte. Es un producto humano que lleva un complejo proceso como el que convierte el grano de trigo en pan que alimenta a ricos y pobres desde hace milenios. Pan y cerámica son la base de la mesa, que sirven los esclavos.
Lo bello es lo que produce placer proveniente de la vista y el oído. Se da por separado en ambos sentidos pero es una misma belleza. La cerámica del taller de Eufronios busca la belleza que en si misma habita en los objetos cotidianos. De ella como de la virtud nace la riqueza.
La copia hecha con sabiduría por un taller que busca algo más que el enriquecimiento material sirve a los ignorantes como atajo para conocer la auténtica belleza de la idea original.
Hará bien el copista, a poco que use su saber, en alabar el mérito de la obra original. En este caso podemos hablar de ética. No en vano el artista también copia la naturaleza, a la que intenta ensalzar.
En el terreno de la construcción de guitarras es lícito que un taller busque procedimientos técnicos para hacer asequible el conocimiento y práctica de la música a la mayoría. Como la cuchara que nos acerca la comida a la boca, la guitarra es también un instrumento.
El taller debe esforzarse en mejorar su producto pero no en confundir al ciudadano.
Su producto se ha confeccionado en pocos días y han intervenido muchas personas. No puede ocultar esa verdad a sus conciudadanos. No es el mismo producto fruto del conocimiento de un único hombre que se ha encerrado largos meses consigo mismo intentando perfeccionarse a si mismo.
Debe sentir la responsabilidad de servir de ayuda en la primera fase de búsqueda del nuevo futuro intérprete.
El primer paso para alcanzar el conocimiento, consiste en la aceptación de la propia ignorancia.
¿Quién que supiera lo que el mal significa lo iba a hacer? Sería, como errar el blanco queriendo.

Pregunta: Maestro hace tiempo que me hago la pregunta: ¿Por qué se sintió obligado a cumplir la ley de la ciudad?. La absoluta inconsistencia de las pruebas, hacía injusta esa sentencia.
Si siguen su ejemplo, el guitarrero, el guitarrista, que cultiva el conocimiento y por ello están más cerca de la virtud, ¿pueden acabar, de algún modo, siendo víctimas de la ignorancia?

Respuesta: Cuando bajé del tribunal, encontré gente llorando. Les pregunté ¿Por qué lloráis? ¿No sabéis que desde que nací estaba condenado por la naturaleza a morir?".

Un amigo me dijo “Lo que más me duele es que mueras injustamente".

Te respondo lo que le dije a él: "¿Preferirías que me hubiesen condenado a muerte por haberlo merecido?”.

Más grave que la muerte o la ignorancia es la ausencia de ley.

Algo sobre disposiciones legales



Si un fabricante artesanal de guitarras de alta gama comprara guitarras seleccionadas por él a una fábrica que produce instrumentos en serie de gama media, y las vendiera a sus clientes, con su etiqueta, como guitarras hechas a mano fabricadas por él, ¿estamos ante un caso de falsedad castigado por la ley?

Si un fabricante de guitarras tiene datos de un competidor que realiza prácticas dudosas ¿Qué cobertura legal tiene?

¿Puede un competidor publicar, en cualquier medio e idioma, (blogg, pagína web,…) datos que pongan en duda la honorabilidad de una marca o persona, sin corroboración, amparándose en la supuesta baja difusión del bulo?

¿Puede un guitarrero artesano tomar medidas legales contra un competidor que muestre públicamente una actitud de discriminación por motivo de nacionalidad, creencias o sexo?

¿Puede un artesano desacreditar el mérito de un premio público de un competidor?

¿Es legal discriminar a un artesano y no a otro, al no permitírsele la posibilidad de entrar en concurso por razones de nacionalidad, creencias, sexo, etc.?

¿Qué dice la legislación española sobre la publicidad ilícita y la competencia desleal?

El Consejo de las Comunidades Europeas aprobó una directiva relativa a la armonización de las disposiciones legislativas, reglamentarias y administrativas de los países miembros en lo que afecta la publicidad engañosa.

En tal sentido, el Estado tiene competencia para regular dichas materias de acuerdo con lo establecido por la Constitución.

La publicidad, por su propia índole, es una actividad que atraviesa las fronteras. La Ley no sólo ha seguido las directrices comunitarias en la materia, sino que ha procurado también inspirarse en las diversas soluciones vigentes en el espacio jurídico intereuropeo.

Publicidad: Toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada, en el ejercicio de una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional, con el fin de promover de forma directa o indirecta la contratación de bienes muebles o inmuebles, servicios, derechos y obligaciones.

Es ilícita la publicidad engañosa, la publicidad desleal y la publicidad agresiva, que tendrán el carácter de actos de competencia desleal en los términos contemplados en la Ley de Competencia Desleal.

Esta ley tiene por objeto la protección de la competencia en interés de todos los que participan en el mercado,

Se considera desleal por engañosa cualquier conducta que contenga información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error a los destinatarios, siendo susceptible de alterar su comportamiento económico, siempre que incida sobre alguno de los siguientes aspectos:
a) La existencia o la naturaleza del bien o servicio.
b) Las características principales del bien o servicio, tales como su disponibilidad, sus beneficios, sus riesgos, su ejecución, su composición, sus accesorios, el procedimiento y la fecha de su fabricación o suministro, su entrega, su carácter apropiado, su utilización, su cantidad, sus especificaciones, su origen geográfico o comercial o los resultados que pueden esperarse de su utilización, o los resultados y características esenciales de las pruebas o controles efectuados al bien o servicio.
c) La asistencia posventa al cliente y el tratamiento de las reclamaciones.
d) El alcance de los compromisos del empresario o profesional, los motivos de la conducta comercial y la naturaleza de la operación comercial o el contrato, así como cualquier afirmación o símbolo que indique que el empresario o profesional o el bien o servicio son objeto de un patrocinio o una aprobación directa o indirecta.
e) El precio o su modo de fijación, o la existencia de una ventaja específica con respecto al precio.
f) La necesidad de un servicio o de una pieza, sustitución o reparación, y la modificación del precio inicialmente informado, salvo que exista un pacto posterior entre las partes aceptando tal modificación.
g) La naturaleza, las características y los derechos del empresario o profesional o su agente, tales como su identidad y su solvencia, sus cualificaciones, su situación, su aprobación, su afiliación o sus conexiones y sus derechos de propiedad industrial, comercial o intelectual, o los premios y distinciones que haya recibido.
h) Los derechos legales o convencionales del consumidor o los riesgos que éste pueda correr.

2. Cuando el empresario o profesional indique en una práctica comercial que está vinculado a un código de conducta, el incumplimiento de los compromisos asumidos en dicho código, se considera desleal, siempre que el compromiso sea firme y pueda ser verificado, y, en su contexto fáctico, esta conducta sea susceptible de distorsionar de manera significativa el comportamiento económico de sus destinatarios.
Se considera desleal todo comportamiento que resulte idóneo para crear confusión con la actividad, las prestaciones o el establecimiento ajenos.

Se considera desleal la realización o difusión de manifestaciones sobre la actividad, las prestaciones, el establecimiento o las relaciones mercantiles de un tercero que sean aptas para menoscabar su crédito en el mercado, a no ser que sean exactas, verdaderas y pertinentes.

En particular, no se estiman pertinentes las manifestaciones que tengan por objeto la nacionalidad, las creencias o ideología, la vida privada o cualesquiera otras circunstancias estrictamente personales del afectado.

La comparación pública, incluida la publicidad comparativa, mediante una alusión explícita o implícita a un competidor estará permitida si cumple los siguientes requisitos:

a) Los bienes o servicios comparados habrán de tener la misma finalidad o satisfacer las mismas necesidades.
b) La comparación se realizará de modo objetivo entre una o más características esenciales, pertinentes, verificables y representativas de los bienes o servicios, entre las cuales podrá incluirse el precio.
c) En el supuesto de productos amparados por una denominación de origen o indicación geográfica, denominación específica o especialidad tradicional garantizada, la comparación sólo podrá efectuarse con otros productos de la misma denominación.
d) No podrán presentarse bienes o servicios como imitaciones o réplicas de otros a los que se aplique una marca o nombre comercial protegido.
e) La comparación no podrá contravenir lo establecido por los artículos 5, 7, 9, 12 y 20 en materia de actos de engaño, denigración y explotación de la reputación ajena.

La imitación de prestaciones e iniciativas empresariales o profesionales ajenas es libre, salvo que estén amparadas por un derecho de exclusiva reconocido por la ley.
No obstante, la imitación de prestaciones de un tercero se reputará desleal cuando resulte idónea para generar la asociación por parte de los consumidores respecto a la prestación o comporte un aprovechamiento indebido de la reputación o el esfuerzo ajeno.

Asimismo, tendrá la consideración de desleal la imitación sistemática de las prestaciones e iniciativas empresariales o profesionales de un competidor cuando dicha estrategia se halle directamente encaminada a impedir u obstaculizar su afirmación en el mercado y exceda de lo que, según las circunstancias, pueda reputarse una respuesta natural del mercado.

Se considera desleal el aprovechamiento indebido, en beneficio propio o ajeno, de las ventajas de la reputación industrial, comercial o profesional adquirida por otro en el mercado.
En particular, se reputa desleal el empleo de signos distintivos ajenos o de denominaciones de origen falsas acompañados de la indicación acerca de la verdadera procedencia del producto o de expresiones tales como «modelo», «sistema», «tipo», «clase» y similares.

Se considera desleal la divulgación o explotación, sin autorización de su titular, de secretos industriales o de cualquier otra especie de secretos empresariales a los que se haya tenido acceso legítimamente, pero con deber de reserva, o ilegítimamente, a consecuencia de alguna de las conductas previstas en el apartado siguiente o en el artículo 14.

Tendrán asimismo la consideración de desleal la adquisición de secretos por medio de espionaje o procedimiento análogo.

3. La persecución de las violaciones de secretos contempladas en los apartados anteriores no precisa de la concurrencia de los requisitos establecidos en el artículo 2. No obstante, será preciso que la violación haya sido efectuada con ánimo de obtener provecho, propio o de un tercero, o de perjudicar al titular del secreto.
Se considera desleal la inducción a trabajadores, proveedores, clientes y demás obligados a infringir los deberes contractuales básicos que han contraído con los competidores.

La inducción a la terminación regular de un contrato o el aprovechamiento en beneficio propio o de un tercero de una infracción contractual ajena sólo se reputará desleal cuando, siendo conocida, tenga por objeto la difusión o explotación de un secreto industrial o empresarial o vaya acompañada de circunstancias tales como el engaño, la intención de eliminar a un competidor del mercado u otras análogas.

Se considera desleal prevalerse en el mercado de una ventaja competitiva adquirida mediante la infracción de las leyes. La ventaja ha de ser significativa.

Tendrá también la consideración de desleal la simple infracción de normas jurídicas que tengan por objeto la regulación de la actividad concurrencial.

Igualmente, en el marco de lo dispuesto en el artículo 2, se considera desleal la contratación de extranjeros sin autorización para trabajar obtenida de conformidad con lo previsto en la legislación sobre extranjería
El tratamiento discriminatorio del consumidor en materia de precios y demás condiciones de venta se reputará desleal, a no ser que medie causa justificada.

Se reputa desleal la explotación por parte de una empresa de la situación de dependencia económica en que puedan encontrarse sus empresas clientes o proveedores que no dispongan de alternativa equivalente para el ejercicio de su actividad. Esta situación se presumirá cuando un proveedor, además de los descuentos o condiciones habituales, deba conceder a su cliente de forma regular otras ventajas adicionales que no se conceden a compradores similares.

Tendrá asimismo la consideración de desleal:
a) La ruptura, aunque sea de forma parcial, de una relación comercial establecida sin que haya existido preaviso escrito y preciso con una antelación mínima de seis meses, salvo que se deba a incumplimientos graves de las condiciones pactadas o en caso de fuerza mayor.
b) La obtención, bajo la amenaza de ruptura de las relaciones comerciales, de precios, condiciones de pago, modalidades de venta, pago de cargos adicionales y otras condiciones de cooperación comercial no recogidas en el contrato de suministro que se tenga pactado.
Salvo disposición contraria de las leyes o de los reglamentos, la fijación de precios es libre.
No obstante, la venta realizada bajo coste, o bajo precio de adquisición, se reputará desleal en los siguientes casos:
a) Cuando sea susceptible de inducir a error a los consumidores acerca del nivel de precios de otros productos o servicios del mismo establecimiento.
b) Cuando tenga por efecto desacreditar la imagen de un producto o de un establecimiento ajenos.
c) Cuando forme parte de una estrategia encaminada a eliminar a un competidor o grupo de competidores del mercado.
La publicidad considerada ilícita por la Ley General de Publicidad, se reputará desleal.
Se reputan desleales por engañosas, las prácticas comerciales que afirmen sin ser cierto:
a) Que el empresario o profesional está adherido a un código de conducta.
b) Que un código de conducta ha recibido el refrendo de un organismo público o cualquier otro tipo de acreditación.
c) Que un empresario o profesional, sus prácticas comerciales, o un bien o servicio ha sido aprobado, aceptado o autorizado por un organismo público o privado, o hacer esa afirmación sin cumplir las condiciones de la aprobación, aceptación o autorización.

2. La exhibición de un sello de confianza o de calidad o de un distintivo equivalente, sin haber obtenido la necesaria autorización, es igualmente, en todo caso, una práctica comercial desleal por engañosa.

Se considera desleal por engañoso:
1. Realizar una oferta comercial de bienes o servicios a un precio determinado sin revelar la existencia de motivos razonables que hagan pensar al empresario o profesional que dichos bienes o servicios u otros equivalentes no estarán disponibles al precio ofertado durante un período suficiente y en cantidades razonables, teniendo en cuenta el tipo de bien o servicio, el alcance de la publicidad que se le haya dado y el precio de que se trate.
2. Realizar una oferta comercial de bienes o servicios a un precio determinado para luego, con la intención de promocionar un bien o servicio diferente, negarse a mostrar el bien o servicio ofertado, no aceptar pedidos o solicitudes de suministro, negarse a suministrarlo en un período de tiempo razonable, enseñar una muestra defectuosa del bien o servicio promocionado o desprestigiarlo.
3. Las prácticas comerciales relativas a las ventas en liquidación cuando sea incierto que el empresario o profesional se encuentre en alguno de los supuestos previstos en el artículo 30.1 de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista o que, en cualquier otro supuesto, afirmen que el empresario o profesional está a punto de cesar en sus actividades o de trasladarse sin que vaya a hacerlo.
4. Las prácticas comerciales que ofrezcan un premio, de forma automática, o en un concurso o sorteo, sin conceder los premios descritos u otros de calidad y valor equivalente.
5. Describir un bien o servicio como «gratuito», «regalo», «sin gastos» o cualquier fórmula equivalente, si el consumidor o usuario tiene que abonar dinero por cualquier concepto distinto del coste inevitable de la respuesta a la práctica comercial y la recogida del producto o del pago por la entrega de éste.
6. Crear la impresión falsa, incluso mediante el uso de prácticas agresivas, de que el consumidor o usuario ya ha ganado, ganará o conseguirá un premio o cualquier otra ventaja equivalente si realiza un acto determinado, cuando en realidad:
a) No existe tal premio o ventaja equivalente.
b) O la realización del acto relacionado con la obtención del premio o ventaja equivalente está sujeto a la obligación, por parte del consumidor o usuario, de efectuar un pago o incurrir en un gasto.

Se reputa desleal, por engañoso:

1. Afirmar o crear por otro medio la impresión de que un bien o servicio puede ser comercializado legalmente no siendo cierto.
2. Alegar que los bienes o servicios pueden facilitar la obtención de premios en juegos de azar.
3. Proclamar, falsamente, que un bien o servicio puede curar enfermedades, disfunciones o malformaciones.
4. Afirmar, no siendo cierto, que el bien o servicio sólo estará disponible durante un período de tiempo muy limitado o que sólo estará disponible en determinadas condiciones durante un período de tiempo muy limitado a fin de inducir al consumidor o usuario a tomar una decisión inmediata, privándole así de la oportunidad o el tiempo suficiente para hacer su elección con el debido conocimiento de causa.
5. Comprometerse a proporcionar un servicio posventa a los consumidores o usuarios sin advertirles claramente antes de contratar que el idioma en el que este servicio estará disponible no es el utilizado en la operación comercial.
6. Crear la impresión falsa de que el servicio posventa del bien o servicio promocionado está disponible en un Estado miembro distinto de aquel en el que se ha contratado su suministro.

Artículo 32 Acciones
1. Contra los actos de competencia desleal, incluida la publicidad ilícita, podrán ejercitarse las siguientes acciones:
1.ª Acción declarativa de deslealtad.
2.ª Acción de cesación de la conducta desleal o de prohibición de su reiteración futura. Asimismo, podrá ejercerse la acción de prohibición, si la conducta todavía no se ha puesto en práctica.
3.ª Acción de remoción de los efectos producidos por la conducta desleal.
4.ª Acción de rectificación de las informaciones engañosas, incorrectas o falsas.
5.ª Acción de resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados por la conducta desleal, si ha intervenido dolo o culpa del agente.
6.ª Acción de enriquecimiento injusto, que sólo procederá cuando la conducta desleal lesione una posición jurídica amparada por un derecho de exclusiva u otra de análogo contenido económico.
2. En las sentencias estimatorias de las acciones previstas en el apartado anterior, números 1.ª a 4.ª, el tribunal, si lo estima procedente, y con cargo al demandado, podrá acordar la publicación total o parcial de la sentencia o, cuando los efectos de la infracción puedan mantenerse a lo largo del tiempo, una declaración rectificadora.

Artículo 33 Legitimación activa
1. Cualquier persona física o jurídica que participe en el mercado, cuyos intereses económicos resulten directamente perjudicados o amenazados por la conducta desleal, está legitimada para el ejercicio de las acciones previstas en el artículo 32.1, 1.ª a 5.ª
Frente a la publicidad ilícita está legitimada para el ejercicio de las acciones previstas en el artículo 32.1, 1.ª a 5.ª, cualquier persona física o jurídica que resulte afectada y, en general, quienes tengan un derecho subjetivo o un interés legítimo.
La acción de resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados por la conducta desleal podrá ejercitarse, igualmente, por los legitimados conforme a lo previsto en el artículo 11.2 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.
La acción de enriquecimiento injusto sólo podrá ser ejercitada por el titular de la posición jurídica violada.
2. Las acciones contempladas en el artículo 32.1, 1.ª a 4.ª, podrán ejercitarse además por las asociaciones, corporaciones profesionales o representativas de intereses económicos, cuando resulten afectados los intereses de sus miembros.
3. Ostentan legitimación activa para el ejercicio de las acciones previstas en el artículo 32.1, 1.ª a 4.ª, en defensa de los intereses generales, colectivos o difusos, de los consumidores y usuarios:
a) El Instituto Nacional del Consumo y los órganos o entidades correspondientes de las comunidades autónomas y de las corporaciones locales competentes en materia de defensa de los consumidores y usuarios.
b) Las asociaciones de consumidores y usuarios que reúnan los requisitos establecidos en el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios o, en su caso, en la legislación autonómica en materia de defensa de los consumidores y usuarios.
c) Las entidades de otros Estados miembros de la Comunidad Europea constituidas para la protección de los intereses colectivos y de los intereses difusos de los consumidores y usuarios que estén habilitadas mediante su inclusión en la lista publicada a tal fin en el «Diario Oficial de las Comunidades Europeas».
4. El Ministerio Fiscal podrá ejercitar la acción de cesación en defensa de los intereses generales, colectivos o difusos, de los consumidores y usuarios.

Capítulo IV redactado por el apartado once del artículo primero de la Ley 29/2009, de 30 de diciembre, por la que se modifica el régimen legal de la competencia desleal y de la publicidad para la mejora de la protección de los consumidores y usuarios («B.O.E.» 31 diciembre).Vigencia: 1 enero 2010

Artículo 34 Legitimación pasiva
1. Las acciones previstas en el artículo 32 podrán ejercitarse contra cualquier persona que haya realizado u ordenado la conducta desleal o haya cooperado a su realización. No obstante, la acción de enriquecimiento injusto sólo podrá dirigirse contra el beneficiario del enriquecimiento.

2. Si la conducta desleal se hubiera realizado por trabajadores u otros colaboradores en el ejercicio de sus funciones y deberes contractuales, las acciones previstas en el artículo 32.1, 1.ª a 4.ª, deberán dirigirse contra el principal. Respecto a las acciones de resarcimiento de daños y de enriquecimiento injusto se estará a lo dispuesto por el Derecho Civil.